ago
9
0 Actualidad
Publicado el miércoles 9 de agosto de 2017

Soplan buenos vientos en toda Europa

Según los datos que manejan los expertos de esta consultora,” la economía española podría crecer en 2017 más rápido de lo previsto, posiblemente por encima del 2,9%”. Nuestra economía se recuperó en el primer trimestre gracias en parte a las fuertes exportaciones, que aumentaron un 14,1% interanual en el primer trimestre del año, “impulsadas por una mayor demanda en los mercados emergentes y un impulso económico positivo en Europa”. De cara al futuro Coface considera que “el consumo debe seguir apoyado por un mercado de trabajo fuerte que sigue observando un resurgimiento de la creación de empleo y una disminución del desempleo”.

Europa, en positivo

“Toda la Eurozona se beneficia de una dinámica positiva, con unas condiciones de financiación muy favorables, apoyo de la inversión para el crecimiento y el resurgimiento de la confianza empresarial”. Así de rotundo se expresa el informe de Coface que también indica que “las insolvencias están disminuyendo en casi todos los países, excepto en el Reino Unido, debilitado por la desaceleración del consumo, y en Bélgica, el cuarto socio comercial inglés de la Eurozona”. En estos dos países, se espera que en 2017 las insolvencias aumenten un 9% y un 5% respectivamente.

El dinamismo se extiende por diversos segmentos de la economía europea que siguen con una marcada tendencia positiva. “El sector agroalimentario, se evalúa como riesgo medio, tanto a nivel regional en Europa Occidental como en Francia, como resultado del aumento de los precios de las materias primas y la finalización de los efectos  de unas condiciones climáticas desastrosas sobre los cultivos. Por su parte, el sector metalúrgico en Alemania también obtiene una evaluación similar, “debido a la estabilización de los precios y las dinámicas positivas de sus principales mercados”.

En cuanto a Europa Oriental, en este trimestre, el sector farmacéutico ha sido clasificado como “riesgo bajo”, debido al incremento tanto de la demanda interna como externa, mientras que el sector de la energía ha mejorado a riesgo medio, impulsado por la rentabilidad de las empresas de refinamiento de petróleo y el incremento anticipado de la demanda. Finalmente, el sector metalúrgico  ha sido evaluado como  riesgo medio tanto Polonia como a nivel regional, “gracias a las nuevas inversiones en infraestructuras y a la recuperación del sector automovilístico”.