jul
29
0 Actualidad
Publicado el martes 29 de julio de 2014

Standard & Poor’s modifica al alza sus previsiones de crecimiento para España

La calificadora de riesgos se suma a las diversas entidades internacionales, como el FMI, la OCDE o JP Morgan, que elevan sus proyecciones de crecimiento sobre nuestra economía. S&P pronostica que España crecerá un 1,3% en 2014 y un 1,8% en 2015 y 2016. Además, considera que el ajuste de precios en el mercado de la vivienda finalizará el año que viene.

En concreto, Standard and Poor’s espera que España crezca el 1,3 % este año y el 1,8 % los dos próximos ejercicios, una consolidación de la recuperación económica que tendrá su repercusión en los ingresos, que aumentarán tanto por la creación neta de empleo como por la previsible relajación de la política fiscal. Esta revisión al alza de sus previsiones sigue la estela marcada por el Fondo Monetario Internacional que hace unas fechas proyectaba un incremento del PIB del 1,2% de aquí a final de año y del 1,6% para el próximo ejercicio. Otras entidades, como la OCDE, el Banco de España o JP Morgan, han modificado en la misma línea sus previsiones de futuro para nuestra economía.

De acuerdo a los informes que maneja Standard and Poor’s la tasa de paro se situará en el 25,2 % en 2014 y en el 24 % en 2015. Una mejora del mercado laboral que la calificadora cree que será posible gracias al crecimiento de la inversión privada, que se incrementará gradualmente en los próximos meses. La agencia también vaticina que el desempleo va a bajar de manera más rápida que la estimada hasta ahora. Para lograr este cambio de tendencia, a juicio de S&P, ha sido clave la recuperación de la competitividad de España, impulsada tanto por los ajustes en los costes laborales como por las reformas estructurales que se han llevado a cabo.

Estos elementos que han  mejorado la competitividad de nuestra economía harán que las exportaciones crezcan más rápidamente, en línea con lo pronosticado para España por el FMI en el Informe de Perspectivas Económicas Globales, un documento que contempla una leve desaceleración del crecimiento mundial, del 3,6 % al 3,4 %, debido al flojo primer trimestre vivido en EE.UU. y al menor optimismo con respecto al desenvolvimiento de las economías emergentes, aunque el Fondo mantiene su proyección de crecimiento global en el 4% para 2015.

Por otra parte, S&P prevé que el ajuste de los precios de la vivienda registrado en los últimos años en nuestro país podría finalizar el próximo año, un momento a partir del cual nuestro mercado inmobiliario entrará en una fase de moderada recuperación avivada por la mejora de las condiciones económicas internas y el creciente interés de los inversores extranjeros. A pesar de este previsible cambio de tendencia, S&P considera que la reactivación del sector de la construcción será limitada, dado el exceso de viviendas a la venta y el descenso de población que está experimentado nuestro país. En lo queda de año la calificadora espera un descenso del 2% del precio de la vivienda, mientras que para 2015 augura una estabilización de los precios que, según sus datos, subirán un 2% en 2016.