feb
2
0 Innova
Publicado el viernes 2 de febrero de 2018

Transformación digital, un proceso no exento de dificultades

El lugar común que parece haberse extendido es que la transformación digital es un proceso que no sólo puede, sino que debe hacerse prácticamente de la noche a la mañana. Sin embargo, según un nuevo proyecto de investigación encargado por Claranet, la realidad es considerablemente distinta. Para elaborar este informe se han analizado las respuestas de 750 responsables digitales del Reino Unido, Francia, Alemania, España, Portugal y el Benelux acerca de cómo sus negocios gestionan y alojan sus aplicaciones, y dónde se encuentran en cuanto a adaptarse a la nueva economía digital.

Un panorama diverso

De acuerdo con los datos recopilados por Claranet, el 93% de los encuestados declara que existen barreras internas que obstaculizan la implementación de cambios tecnológicos en la organización. La falta de competencias en el propio departamento de transformación digital (34%), la falta de tiempo para implementar cambios (29%) y la falta de apoyo por parte de dirección (28%) son los principales obstáculos que tienen que vencer.

En otro orden de cosas, 8 de cada 10 entrevistados cree que deberían experimentar más con nuevos procesos y tecnologías mientras que la mitad considera que el departamento de digitalización está atascado en un modo reactivo. Finalmente, el 55% de los responsables de digitalización afirma que sus aplicaciones consumen mucho tiempo y son difíciles de mantener, mientras que sólo el 10% de los participantes en el estudio cree que su empresa es ágil en relación con su aproximación a los procesos de transformación digital.

A este respecto, Michel Robert, Managing Director de Claranet UK, resalta que los responsables de digitalizar un negocio tienen que afrontar «grandes cantidades de presión en constante crecimiento, a la hora de transformar sus operaciones» y señala tres factores que están creando los nuevos imperativos para el cambio y que son los causantes de que las organizaciones no estén convencidas sobre el concepto de transformación digital: mayores niveles de competencia, el incremento de demandas de cliente y el decrecimiento de los niveles de tolerancia en cuanto a fallos e inflexibilidad de los sistemas.

“Para la mayoría – afirma Robert Michel – llevará tiempo implementar este cambio y, mientras el cada vez más común concepto de transformación digital  evoca imágenes de metamorfosis de la noche a la mañana, este informe confirma que esta imagen, especialmente para las medianas empresas, es mucho más complicada”.