feb
5
0 Actualidad
Publicado el lunes 5 de febrero de 2018

Con el viento a favor

El Índice PMI del sector servicios, que publica cada mes la consultora internacional Markit, ha arrancado 2018 con buenas noticias. Según los expertos de esta firma, “la expansión económica en el sector servicios español cobró mayor ritmo al comienzo de 2018 ya que se han registrado incrementos más intensos de la actividad comercial y de los nuevos pedidos”. De acuerdo con sus informaciones, el índice de actividad comercial ha crecido más de dos puntos en un arranque del año marcado por el crecimiento de la actividad comercial “que fue el más rápido desde julio de 2017”. Con este buen comienzo de año, “la actividad se ha expandido ininterrumpidamente desde noviembre de 2013”.

Tal y como ha sucedido con la tendencia señalada por la actividad comercial, Markit apunta que “el crecimiento de los nuevos pedidos se aceleró en enero. Este último incremento fue el más acelerado de los últimos cuatro meses, extendiendo la secuencia actual de expansión a cuatro años y medio”. Además, a pesar de ciertos elementos que han aportado inestabilidad, se ha detectado una mejora en el número de turistas llegados a España.

Por otra parte, las presiones inflacionistas se intensificaron en enero, puesto que tanto los costes como los precios cobrados aumentaron a tasas más intensas. “La robusta demanda ayudó al poder de fijación de precios, por lo cual las empresas pudieron repercutir el aumento de los costes a sus clientes. Paralelamente, la confianza empresarial mejoró por segundo mes consecutivo en enero, “recuperándose aún más frente a la mínima en catorce meses registrada en noviembre del año pasado. El optimismo fue el más alto desde junio de 2017”.

Buenas perspectivas

Con los datos recopilados, Andrew Harker, Associate Director de IHS Markit destaca el crecimiento económico del sector servicios español, que con el impulso cobrado en el inicio de 2018 “parece estar bien situado para registrar otro resultado robusto en el primer trimestre del año”. Además destaca que las empresas “han podido aprovechar los nuevos repuntes del entorno económico para captar mayores volúmenes de nuevos pedidos”. Otro aspecto digno de destacarse del último estudio del PMI es la aceleración de las presiones inflacionistas. “Las empresas han podido incrementar sus precios cobrados al ritmo más intenso de casi once años a medida que la demanda de los clientes se ha fortalecido”, concluye Andrew Harker.